Para las culturas orientales o, mejor dicho, para las filosofías sobre todo asentadas en el Budismo, el ego es un elemento de la personalidad prácticamente a destruir.

Un nicho donde pueden albergarse, al decir de Anthony de Mello, los sentimientos mundanos que con frecuencia vienen cargados de dolor y ansiedad.

En la literatura de Occidente, desde el clásico La trascendencia del ego, del existencialista Jean Paul Sartre, hasta el fantasioso Yo, Claudio, del heterodoxo Robert Graves, el ego ha sido motivo del ensalzamiento cuando no de escarnio.

Aquí te presentamos una lista, pero si tú conoces alguno más, te invitamos a que nos lo sugieras:

  1. El libro del ego / (Osho) Liberarse de la ilusión (Debolsillo): Una obra clásica e imprescindible destinada a la liberación del ego, elemento que el pensador llama “falsa identidad”. La serenidad como valor intrínseco en una existencia valiosa deviene en característica esencial para valorar las cosas sencillas y auténticas de la vida. Como siempre sucede en estos casos, nada redime más que el conocimiento de uno mismo.
  2. Senderos de paz (Alamah). La venezolana afincada en México Nadir Chacín escribió este libro cuando decidió dejar el doctorado de Antropología en la UNAM y dedicarse a su amor inevitable, la literatura. “¿Cómo estar en paz? ¿Qué necesito para estar en paz? ¿Por qué me siento intranquilo, intranquila?”, son las preguntas básicas de la autora frente al problema de la existencia en tiempos de furor competitivo y de soledad lacerante.
  3. Más Allá Del Ego, por D. Goleman, A. Maslow, R. Dass, F. Capra, C. Tart, K. Wilber, S. Grof, J. Kornfield y otros (Kairós). Combinando la psicología de Occidente con la de Oriente, el método transpersonal propone una vía de trascendencia libre de retórica y con el centro en la experimentación. El chamanismo, la meditación, los sueños y la ética, entre otros, abren un camino de enriquecimiento interior sumamente original y efectivo.
  1. La lucha con el dragón. La tiranía del ego y la gesta heroica interior, por Antonio Medrano (Yatay). Una obra que explora el mito del dragón, figura mítica que sobre todo en la simbología cristiana expresa la noción del ego y su esencia amenazante para una existencia apacible y profunda. El dragón es el monstruo a vencer en nuestro interior para poder dar lo mejor de nosotros.
  2. El mago, por Fernando Morais (Planeta). La extraordinaria historia de Paulo Coelho, el escritor brasileño que logró convertirse en uno de los más leídos del mundo gracias a su obra El alquimista, con más de 100 millones de ejemplares vendidos y traducida a 67 idiomas.
  3. Memorias, por Tennesse Williams (Bruguera). Al autor de El zoo de cristal nada le interesaba menos que convertirse en un autor consagrado o en lo que él mismo llamaba “un escritor realizado”. La búsqueda constante de una literatura que lograra acercarse aunque sea un poco a la esencia de lo que realmente quería transmitir, era su motor de vida y de profesión.
  4. Pedro Infante / Las leyes del querer, por Carlos Monsiváis (Aguilar). El Ídolo del pueblo muerto prematuramente en el apogeo de su carrera, desmenuzado con el estilo abierto y entrañable del querido “Monchis”. “Pedro Infante, galán, hombre de oficios, actor por intuición y casi repartidor a domicilio del carisma” es el símbolo perfecto para describir lo que Monsiváis llama el espacio de “lo mexicano”.
  1. Los 8 mejores libros sobre “El ego”El viaje del elefante (Alfaguara) “Siempre acabamos llegando adonde nos esperan”, dice la llamada de la contraportada que podría parafrasearse en nombre de los muchos lectores que tiene el portugués José Saramago: “siempre terminamos leyendo un libro de él que esperábamos”. Esta vez, la historia del mítico elefante Salomón, a quien acompañamos en su recorrido por Europa y con quien aprendemos a reflexionar sobre la condición humana con ternura y lucidez irrefutable.